Patético

Antes una noticia de esas que me encantan. En Sídney un fulano apuñaló a dos mujeres, y un aguerrido grupo de ciudadanos, lo redujo hasta que llegó la policía. Hasta ahora, normal, pero si echamos volar la imaginación, si esto hubiera sucedido en cualquiera de nuestras ciudades costeras o del interior, da lo mismo, lo mismo a estos ciudadanos los meten en la cárcel y tienen que indemnizar al apuñalador. No hay más que ver las teles para percibir que aquí, lo de apuñalar esta poco mal visto, al menos para los tertulianos de las teles y sus comentaristas. Si no, veamos ahora que va pasar con el fulano que ha descalabrado de una pedrada un guardia civil en Lepe. Lo han detenido, pero ahora se verá que pasa con…. los que lo han detenido.

Ahora lo de patético. Es lo que se percibe cuando el Tal Sánchez y su cohorte de pelotas, intenta colocarnos que él está incluido en las reuniones del G6. Este personaje va de invitado a “una” cena, gracias a la cortesía del Presidente francés y para agradecerle el trabajo de la policía y Guardia Civil, pero allí no pinta nada… nunca. Por eso, es patético, por intentar vender una moto que no anda y por creerse el ombligo del mundo, dejándonos en ridículo las más de las veces.

También es patético que la Ministra de Hacienda pregone como una alegría, que va a renunciar y a perdonar, deudas pendientes, cuando estas deudas tienen que ser “menores de 3 euros”, aunque seguro que los de siempre dirán que eso se hace para “favorecer al Gran Capital”.

El que ha puesto al Tal en un brete es don Kichi I de Cádiz, que le ha ofrecido “el puerto de Cádiz para acoger al Open Arms”. Ahora este personaje tiene que tomar una decisión, cosa que para él es como un parto con dolores y haga lo que haga, se le va a volver a ver el plumero.

Otros, los de Bildu también le están poniendo las peras al cuarto a doña Chivite nada más salir elegida, diciéndole que su Gobierno “está sobredimensionado”, seguramente para “colocar” a los que la han votado, pero estos lo hacen para demostrar que los que mandan son ellos.

Mientras, imperturbable, sus nenas siguen ofreciendo negociación a Unidas Podemos. Àngelitas.

Antes de irme, menos mal que he encontrado a alguien que dice a las claras esto; «Mi pasión es España». Y, ¿quién es este valiente, tan poco políticamente correcto según las nuevas normas actuales? Pues es “el primer guardia civil de origen chino”. Bienvenido, agente.

Hasta mañana         Pepeprado

Pepeprado
Escrito por Pepeprado
De Málaga, España