Puenteando

Ayer me sumé al puente, pero hoy, voy a escribir sobre los dos grandes eventos de estos días. Uno, el batacazo del Maúro, el otro, el debate que iba a cambiar el mundo mundial y que por lo que dicen no cambia nada.

Del batacazo, me encanta que ese personaje atrabiliario, inculto, con esa incultura de los horteras que lo son porque se gustan así, se vaya a hacer puñetas, y que en el resultado, casi todo sea positivo. Digo casi porque por lo que dicen, aunque este berenjena mental ha perdido en toda regla, siendo incluso abandonado por su ejército, va a seguir siendo presidente y paseando el chándal por las televisiones. A ver si el adiós que él le dirigía a don Mariano se le vuelve por fin contra él.

Lo otro, el Fastuoso Debate de la Superación de las Mentes Prodigiosas, quedó en lo que se esperaba, en agua de borrajas. Como anuncié no lo vi, no me gusta castigarme con chorradas, aunque antes de evaporarme, tropecé con su inicio y oí las dos primeras intervenciones. En ella, la presentadora, en su línea, hizo una pregunta a cada uno de los dos primeros aspirantes, y como es habitual, ambos, don Pedro y don Alberto, contestaron lo mismo que don Paco Umbral: “yo he venido aquí a vender mi libro, no a contestar preguntas”. Es decir, no contestaron a su pregunta, empezaron a recitar sus consignas. Más de lo mismo, más de lo de siempre, y yo, los puentee y lo dejé.

Hoy, cómo es natural, los medios están enzarzados en descubrir quién fue el ganador, cuando está claro, el ganador fue don Mariano que se ahorró el trance. Así, que el que quiera, que se empape de estas controversias, yo creo que hay cosas más importantes y de las que nadie habla.

Por ejemplo, que hoy se presenta el libro del señor Marina, el que estudia los problemas del sistema educativo español. Como es habitual, ahora todos se dedicarán a echar abajo sus conclusiones, pero nadie se va a preguntar como hemos llegado a un punto en que las audiencias televisivas de ayer dieran a una película ultra violenta del inexpresivo señor Cage, una audiencia de 2.700.000 espectadores (15,7% de share), mientras se considera que fue un éxito que ‘This is Opera’, un programa educativo, culto y entretenido, que ayer puso su particular lupa en Madama Butterfly, tuviera… 274.000 espectadores, el 1,9% de audiencia. Eso es una radiografía del país y de su cultura.

Aparte esto, ahora vamos  meternos en líos con Colombia por el galeón encontrado y ¡oh, sorpresa!, su Señoría el señor Juez, “pregunta” al fiscal “si encarcela a Pujol Ferrusola”. Lo que hay que oír.

Con esto, no me extraña que sea ahora cuando un Tribunal, el de Cuentas, haya condenado a doña García Marcos a pagar 71.285 € por sus correrías en Marbella. Esta es nuestra Ley de urgencia o la urgencia de nuestra Ley.

Hasta mañana.     Pepeprado

 

Avatar
Written by