¡Qué suerte!

Por ahí fuera siguen a lo suyo. Ahora en Trumpolandia está de moda sacarle los colores a los de las manos largas con las mujeres. Está bien, han tardado, pero está bien.

Lo de la suerte lo explico ahora. Con esto del AdTD me he dado cuenta de algo sorprendente; a vosotros, los que me leéis, y a mí, ¡nos han hecho una Constitución y un Código Penal solo para nosotros!

Lo digo porque para otros parece que estas dos cosas no les afectan. Ambas elementos, Constitución y Código Penal son solo para la gente de a pie, para los “elegidos” hay otras normas, o mejor, no hay normas.

Si alguno de nosotros, en un mal día mete la pata, y por ejemplo se estampa con su coche contra un escaparate, de inmediato te cogen, te hacen análisis, con sangre incluida a tu cargo, y si te has tomado dos cervezas o dos aspirinas, por si acaso, te entrullan hasta que un señor juez te obligue a pagar, costas de un juicio, los daños ocasionados, y te mande, o bien al talego o, cómo mínimo, a hacer trabajos sociales unos meses.

Pero, ¡ay!, para otros, esto no vale. Pueden ciscarse en la Constitución, meter mano en la caja, ordeñar al Estado, que somos todos, aunque solo sea a la hora de pagar, (pero menos a la de cobrar), apedrear policías, insultar desde teles y periódicos pagados con dinero del estado,…y no les pasa nada. Incluso he escuchado esta mañana, a alguien del Senado -no he pillado el nombre o cargo-, decir que “sería un honor para el Senado recibir al señor Puigdemont”.

Metidos en esa diferenciación, el PSOE ya está tascando el freno y pidiendo que a los golpistas se les perdone todo, y… hablando de una concertación posterior sobre financiación para ellos. Esto, traducido al román paladino, es…”os vamos a dar una pastizara que os podéis repartir como queráis, sin tener que dar explicaciones a nadie”.

Esta interpretación de leyes y constituciones, se les da a quienes ya dicen abiertamente que sus mozos de cuadra van a pedir bajas médicas a mansalva, que sus bomberos no van a ir a apagar fuegos, etc…  Imaginemos que esto lo dicen los policías locales de Albacete, o los bomberos de Cuenca… los empaquetaban de inmediato, pero a estos no, estando además protegidos por TV3 que dice que sólo obedece al Parlament, y se olvida que un medio de comunicación a quien se debe primeramente es, a la Verdad, así con mayúsculas.

Por si acaso, ya algunos y algunas, entre ellos, doña Bescansa, la mamá del millón, están sacando billete de vuelta, y preparando su cambio de Pablo a Pedro. Ellos sabrán el porqué.

En fin, que eso, tenemos suerte de tener una Constitución y unas Leyes solo para nosotros. Así, que ojo, u os sacáis el pasaporte bolivariano catalán y os pasáis a esos nuevos entes aconstitucionales y alegales, u os atenéis a las consecuencias.

En Málaga, todo es de chiste. El equipo de fútbol, sigue luchando por pasar al Libro de los Records, siendo el equipo que no ganó un solo partido en toda una Liga, y ahora una Copa. Mientras, su entrenador, aquél al que solo con sacarse el título ya querían hacer Seleccionador Nacional, sigue flotando en su limbo y buscándose el ombligo.

Y nuestros políticos, ¡ay, nuestros políticos! Los del Nuevo Psoe se estrenan pidiendo algo imposible, eso de la capitalidad cultural, aunque según parece, a España no le toca tenerlahasta unos lejanos años. Unos linces estas criaturas.

De lo que pagamos de plusvalías, hablaremos otro día, es algo para estudiarlo como tema único…

Hasta mañana.      Pepeprado

Pepeprado
Written by Pepeprado
De Málaga, España