Quinto día del Bichito

Mira que llevo años celebrando san José, pero como el comienzo de este, ninguno. Me arreglé de acuerdo a una festividad y tras esto, me tiré a la aventura de salir a la calle. No es que fuera a cruzar el Amazonas, es solo una avenida, porque la Farmacia está enfrente a sólo 25 o 30 metros de mi casa, pero al llegar allí… aunque había un cartel que pone ABIERTO, así en grande, estaba como un blocao. En otro cartel pequeñito, decía que tenía que ir a la esquina a una cosa de nombre incierto (creo que Guardeo, Guardorio, o algo así), donde me encontré ante una puerta cerrada y un timbre. Allí, estaba yo, solo, no había cola, tras esperar un ratito, a través de una mirilla blindada de cristal, le enseñé a la señorita la medicina que quería, la trajo, me dijo el precio, en un cajón puso el tarjetero, yo lo tuve que hacer todo, y a continuación, por una especie de esclusa, me dio la bolsita con el medicamento. Me sentí como uno de esos espías de película cuando van a recoger el microfilm de la bomba. Eso sí, cuando volví a casa, miré a ver si me seguían los de la KGB o los de la CIA, que nunca se sabe, y comprobé si el paracetamol tenía algún radio transmisor. Creo que no. En fin, vayamos a lo de hoy, quinto día anti Bichito.

Dicen que China empieza a ganar la batalla, ya ni en Wuhan se ponen malos; en USA un alcalde, el de Baltimore, va a lo práctico; “pide que la gente “no se dispare” porque “necesitamos las camas para los pacientes con coronavirus”; y hay discusión sobre quién va a ser el campeón en la carrera de las vacunas, USA o China, aunque dicen también que la mejor y más barata será… ¡española! Esperemos que esto no lo haya dicho una ministra, porque si no, estamos apañados.

Vamos con las ministras y algunos ministros. Hay una, la vicepresidenta económica, que no parece de este Gobierno, razona y quizás es eso lo que pone de los nervios a don Pablo; “Calviño, en contra de suspender el pago de alquileres: “Detrás no hay un banco, hay otro ciudadano”.  Es decir, ha usado el cerebro para algo más que sostener la coleta.

Ya más del estilo sanchista, el de la obediencia ciega, la de Exteriores, doña Arancha, pide calma a los expatriados, que son miles. Les dice que al final, los atenderán a todos, paciencia pero que ahora no. Y Hacienda, como siempre, a lo suyo, especialmente porque hay que pagar a los ministros, subsecretarios, secretarios, adjuntos, etc.…; “La usura de Hacienda: cobrará hasta un 3,75% de interés a quien aplace el pago de impuestos por el coronavirus”. El negocio es el negocio, ya se ha visto por ejemplo con lo que le cobraban a los pujolines.

La de Defensa echa mano a todo, ahora al Ejército del Aire, qué, para empezar, va a tener que ir a China a recoger “todo el material donado por el Gobierno chino”. Mientras, los gobiernillos vasco y catalán siguen negándose a que los militares ayuden. En el caso del Títere, en contra hasta de sus mossus, que admiten no tienen capacidad para enfrentar el asunto. Esto, a pesar de que las dos comunidades tienen un muy alto número de afectados. Después, cuando lleguen los donativos chinos, harán como con las mascarillas que le han quitado a la Comunidad Andaluza, que las había pagado; se los darán primero a esta gente.

El de Interior, el muy comprensivo señor Marlaska, también toma medidas; al que salga a la calle, lo encierra, pero a los golpistas presos por el 1-O, los deja que siguen en casa… Cómo es natural, esta vez, para este semi indulto, la excusa es… el coronavirus, faltaría más.

Hablemos de mascarillas, el Tal con su política de quitarlas a diestro y siniestro, bueno, a siniestro no, siempre a diestro, ha conseguido que nadie las importe, total, si al llegar a España se las va a quedar el Gobierno sin pagar ni un duro… Encima, las deja almacenadas en alguna aduana, según dicen los responsables de Madrid; “Díaz Ayuso acusa al Gobierno de Sánchez de que el material de protección sanitaria esté “bloqueado en las aduanas”.

En medio de todo esto, a aquella maestra que humilló y pegó a un niño en Tarrasa, simplemente por pintar una bandera española en su libreta, la han imputado. Después quedará en nada, pero al menos la niña, no volverá a ver a esa maravillosa educadora.

Para ir terminando, me vuelvo a Málaga, donde no todo es malo; “La contaminación cae en Málaga por el descenso del tráfico”. Pues está muy bien, ya sabemos la receta, cada equis tiempo, quince días todos encerrados y el aire limpio y puro. Esto, al menos, dos veces al año. El Ayto. mañana quiere montar en el pleno las bases de una nueva empresa de basuras, “Limasam”. Esperemos que en el acto fundacional, se planteen cuantas huelgas al año va a haber.

Para el final, ha muerto con 84 años, un caballero del fútbol, don Joaquín Peiró. Jamás se le escuchó una salida de tono, siempre amable y eficaz. En su tiempo en el Málaga, yo aun iba a ver los partidos, aún era fútbol, no lo de ahora, y sacó petróleo de donde no había. DeP. Don Joaquín, un señor.

Hasta mañana,                         Pepeprado

Pepeprado
Written by Pepeprado
De Málaga, España