Saber beber

Es un lunes de falsa navidad, que me da tiempo a pequeñas reflexiones de esas que andan por ahí archivadas.

Para demostrar que la Navidad es tiempo de paz, en el Congo han matado a machetazos a unas 34 personas, pero como el Congo está lejos de esto que llamamos el primer mundo, llaman poco la atención.

Una de esas reflexiones, me viene a cuento de la “agresión” pseudo oscular a la Delegada de Clase de Andalucía, doña Teresa Rodríguez. Pienso y al pensarlo me reafirmo en mi idea, de que en este país, cuanto más cebollino sea alguien, más posibilidades tiene de llegar a un puesto alto. El “agresor” de doña Teresa, es persona de esas que se auto consideran importantes, pero que evidentemente no tienen clara una ley fundamental; si no sabes beber, no bebas. Personalmente creo, que esas personas que cuando se toman cuatro copas, se ponen graciosas, ven el mundo estupendo e incluso les parece que Gibraltar es una finca muy mona, están autorizados a beber, siempre que no conduzcan o cosa parecida. Pero estos berenjenas que cuando se pipan hacen el ganso, se creen primos hermanos de Superman, y dan la vara a todo el mundo, sería mejor que no se tomaran ni un chupito. Encima, si a esto le sumas un carguillo de un cierto relumbrón, el asunto se pone como se ha puesto.

Aparte está, la condena unánime de todos los partidos por esta agresión. Es llamativo que los que no se ponen de acuerdo para condenar asesinatos, agresiones con sangre, o… simplemente los que no son capaces de digerir unas elecciones partidarias y reaccionan con una limpieza étnico-idealista de los opositores vencidos, hayan sido capaces de reaccionar tan pronta y solidariamente ante este vulgar caso de borrachera mal digerida. Mi enhorabuena a doña Teresa que ya tiene su cuota de victimísmo reglamentaria para engordar currículum y un adiós al borrachín descontrolado. Ya sabes; Si bebes no conduzcas… ni besuquees a políticas de moda.

También otra reflexión sobre esas aficiones a los móviles que están convirtiéndose en problemas mentales. En la Misa del gallo tuve a una ciudadanilla que estuvo ‘toda’ la misa pegada al móvil y chateando sin parar. Me quedé con las ganas de preguntarle que puñetas hacia allí a esas horas si lo que necesitaba, era espacio para hablar por el cacharrito.

Para el final, una reflexión no sólo mía, sino que debería ser de todo el mundo, especialmente de esos cineastas que no hacen más que quejarse de lo mal tratados que están por el mundo en general y que solo paran de llorar para recibir las subvenciones. Hay por ahí un informe sobre los espectadores de cine de este año en España. Más de 20 películas españolas, este año, de esas que estrenan en los cines, se quedaron por debajo de una cifra de espectadores espectacular; ni 100 espectadores. Hay una a la que solo fueron, ¡4 espectadores!, no fueron a verla ni los familiares de los artistas, con una recaudación de… 14 euros. De esto no hablan cuando se dan fiestas y se reparten premios.

Lo voy a dejar, especialmente porque el país tiene otras preocupaciones, una es llevar a juicio a un padre de víctima de ‘bullying’, al que quien entrullar porque le canto la gallina a uno de los acosadores.

Pero la gran preocupación, es que un artista jolivudiénse ha hecho una paella espantosa y esto los exquisitos del lugar no pueden permitirlo, sufren un horror.

En fin, sigue siendo Navidad.

Hasta mañana.           Pepeprado

Pepeprado
Escrito por Pepeprado
De Málaga, España