Sin noticias, hoy un fracaso

No me refiero a que no haya noticias, sino a que hoy no me pienso castigar  leyéndolas. Hoy, precisamente día de mi aniversario de boda, estoy desde esta mañana en el Centro de Málaga intentando hacer, quizás, demasiadas cosas. Además, dada mi itinerancia de hoy, no sé cuando voy a poder colgar esto, posiblemente esta tarde, o si no, mañana sábado, quien sabe.

Cómo ahora tengo un rato, me voy a dedicar a explicar un fracaso personal, porque sí, como yo no soy del gobierno, perdón, de los gobiernos, sí, admito que a veces me equivoco. Y no pasa nada, el don de la infalibilidad queda para nuestros mandatarios (¿o, mangatarios?).

Lo cuento. Tiempo ha, en el papel que cubre mi mesa de trabajo, empecé lo que llamé “mi Museo de los Herrores”, donde anotaba los errores y los horrores de léxico y gramática que se oyen en los medios. Incluso algún amigo que lo conocía, me mandaba perlas para el museo. Ahí es pues, donde reunía indiscriminadamente, términos y ultra neologismos “largados” lo mismo por políticos de relumbrón, artistas de nuevo cuño, presentadoras de lujo o gente de la calle. Aun recuerdo el de una presentadora que decía que en una necrológica perversa, el R.I.P. del final era la firma del remitente que no quería `poner su nombre completo’, o las disquisiciones de algún político/a sobre algún tema escabroso.

Pero, lo reconozco, he tenido que abandonarlo, la eclosión de los nuevos gobernantes, con especial relevancia de la Sección Femenina de don Pedro, ha hecho que necesitara mucho más tiempo y más espacio para recoger las alegrías verbales del momento.

Sólo con doña Calva, las doñas Montero, doña Lastra o doña Celáa, ya habría para escribir un libro. La irrupción de este grupo de aguerridas creadoras de lenguaje a los que se suman alegremente todas las ultra feministas del momento, con sus nuevos términos y divisiones de género (los transgéneros, los pangéneros, los de género fluido, o los críticos terfs) y las aportaciones de algunos líderes del modernismo progre como don Errejón y su PIB biofísico, han dejado en mantillas a las otrora adalides de la modernidad. Las pajines, las magdalenas o la inmarcesible doña Bibi y su, por ejemplo, diferenciación de los fetos (“Un feto de trece semanas es un ser vivo, pero no es un ser humano”), han quedado sobrepasadas por las actuales lideresas y lideresos de la ultra actualidad.

Ya, no sólo los titulares, también cualquier aspirante al puesto de cobro en la administración, se ven capacitado para alumbrar palabros e intentar llegar a ser portavozas de algo. Los sinhogarísmos, los adultocéntricos y más cosas parecidas, sin olvidar los cargos de nuevo cuño, por ejemplo, el de la “Oficina Nacional de Prospectiva y Estrategia de País a Largo Plazo”, con rango pagado de Director General, han hecho de la navegación por los medios algo peligroso, ya que tú, ignaro tardo carca, navegas entre tormentas y tempestades verbales por mares procelosos de modernidad que te sobrepasan.

Esto, que debe tener a algunos ilustres académicos de la RAE, de los nervios y al borde de la esquizofrenia paranoide, sólo tiene una ventaja; que te autoriza a ti también a inventarte lo que te salga de ahí mismo. Algo es algo.

Esa proliferación de inventos neo progres, rompedores y  transgresores, más temprano que tarde, tendrán que alumbrar un nuevo diccionario, naturalmente interactivo, donde los carcas educados antes de las LOGSES, LOES, y demás planes deseducativos (una aportación mía a los nuevos términos) podamos saciar nuestra sed de conocimientos, y poder seguir el hilo de la actualidad. Ahí, podrán brillar con luz propia algunas de estas estrellas del parnaso actual, e incluso obtener alguna que otra jugosa subvención por su aportación al nuevo paraíso social y al arrinconamiento del heteropatriarcado egocentrista adverso a su propia etnicidad.

Lo voy a dejar, porque tanto repaso a la multiculturalidad, sin que hayamos entrado en los inventos adaptados del inglés (los bots, los joggings, los twerkings, etc…) me tiene entre obnubilado y apabullado. No quiere que mi desgastado cerebro se colapse, porque es el único que tengo.

Hasta el lunes,                         Pepeprado 

P.S.- Cómo presumía al principio, hasta un nuevo hoy, el del sábado, no he podido colgar esto, pero no quiero que este parto mental se quede anticuado ante la aparición de nuevas estrellas del lenguaje. Gracias por leer estos desvaríos.

Written by Pepeprado
De Málaga, España