Sorprendente

Por si no tenemos poco con lo nuestro, por ahí fuera se emperran en amargarnos más. Ahora han secuestrado a una periodista del Mundo en Colombia. A ver si hay suerte y se acaba pronto.

También conectado con lo de fuera. Ya sabemos cómo pagaban los Monedero y compañía los favores venezolanos; La juez clave de Maduro, doctorada por Podemos”. Es raro que una doctoranda venezolana venga a examinarse a Zaragoza y en su tribunal haya al menos dos podemitas de lujo de diferentes universidades. ¿Será casualidad? o, ¿es del estilo Errejón, sin necesidad presencial?

Pero lo sorprendente viene ahora. En estos tiempos tan dados a celebraciones, fiestas, conmemoraciones y efemérides apoteósicas, nadie, al parecer, quiere recordar que se cumplen 100 años de aquel acuerdo entre Francia e Inglaterra para repartirse Oriente Medio, y donde Sykes y Picot, lápiz en mano, hicieron un reparto de terrenos a su muy libre albedrío. Esto, que es el germen de todos los conflictos que después han venido en la zona, parece escocer y nadie quiere celebrarlo para que no se le pidan explicaciones. Y estas cosas habría que estudiarlas para no repetir errores, aunque eso, a los políticos, como a Clark Gable, “les importan un bledo”.

Aquí, nos enteramos de otros acuerdos fastuosos aunque a estas alturas, menos sorprendentes. Estamos acostumbrados a casi todo, así que eso de que don Ordoñez, aprobara finiquitos luxury para sus colegas del banco de España, aunque ya se hubiera producido el planchazo de Lehman, nos deja tan fríos como antes, estamos acostumbrados a que nos roben.

La nota curiosa es que don José María García, aquél que fue líder de la radio en tiempos pasados, y más conocido en algunos ambientes como Butanito, ahora con los años, ya dice las verdades a pelo; “Aznar es repugnante, Rajoy muy vago y a Zapatero le falta un hervor”. Para mí, que se ha quedado corto, hay mejores adjetivos para estos “señores”.

Para no seguir con estas noticias lejanas, me vengo a lo cercano, a Vélez.

Aquí, trincaron a un concejal de C´s triplicando la tasa de alcohol, con el volante en las manos. Su partido le pide que dimita, él dice que nones, y aunque lo expulsen del partido, seguirá siendo concejal.

Vamos a ver. Si mal no recuerdo, cuando te llevan a votar, no son listas abiertas, estás obligado a votar a un partido determinado. Así, si un fulanito o menganita deja de ser de ese partido, se supone que no lo has votado. Entonces, ¿por qué puede, si ya no es del partido, seguir en el chollo?

Esta es el tipo de cosas, por ejemplo, unas listas abiertas donde cada cual vote a personas determinadas, que esperamos alguno de esos partidos que iban a cambiar el mundo nos ofrezca, aunque de eso… no quieren ni oír hablar. Después, se quejan de las abstenciones.

¡Ah! Para acabar, don Puigdemont ganó la Copa.

Hasta mañana.           Pepeprado

Pepeprado
Escrito por Pepeprado
De Málaga, España