Sorpresa y el chochín

Hoy el día va de sorpresas. En lo exterior, hoy no es ninguna trumpada la noticia, hoy el que ha superado (por ahora) al Rubio, es el señor Asad que según dicen, en unos añitos, concretamente en cinco, ha ahorcado a 13.000 personas. Por lo visto este record de productividad lo hace para competir con los del IS que también llevan unos miles a su cuenta. Pero, con este, todos callados, es de “los buenos”. ¡Anda ya!

La otra gran sorpresa, esta nacional, me la llevé anoche. Me sorprendió la versatilidad de nuestra inJusticia cuando vi en la tele, que en Valencia, un señor juez ha prohibido que toquen las campanas de una iglesia. Su Señoría ha tomado tan insólita resolución ante la queja ¡DE UN SOLO VECINO! Reconozcamos que cuando para cualquier “chorrada” como decisiones sobre el aborto, los desahucios, como por ejemplo el de “una mujer de 65 años que lleva 14 meses viviendo sin luz en Antequera”, o se la cogen con papel de fumar cuando llega un sumario de pujolines u otros políticos, etc… hacen falta miles de firmas y requisitos, que este señor juez haya tirado por la calle de en medio para salvaguardar los oídos de un aguerrido vecino, es algo espectacular. Sería bueno saber si se puede uno quejar de todo lo que no le  gusta o eso queda solo para algunos.

En lo otro, en la normalidad, los catalanes luxury, siguen con su show. Don Arturete sigue diciendo una cosa y la contraria sin que se le caiga la cara de vergüenza, e ignora que se presionó  a los directores de colegio para que ellos pudieran montar su espectáculo.

También el señor Belloch ha aparecido en las listas del Tribunal de Cuentas, porque según este, despilfarró en su tranvía. Mientras, los podemitas siguen a lo suyo. Ahora, don Pablo, que se considera el amo de todo, le “ofrece” la alcaldía de Madrid a su bien amado don Errejón, para que así se calle de una (puñetera) vez. Tampoco va a pasar nada con los líderes del partido de los elegidos; “el dictamen provisional sobre los cursos de formación fija el tope de responsabilidades políticas en Chaves y Griñán”. A la Jefa ni mentarla.

Lo que sí se va a solucionar rápido, es el robo de joyas a los pobres chicos del cine. Mientras ellos montaban su numerito anual, los Goya, les birlaron joyas por 30.000 euros. Es que las malas compañías siempre traen estas cosas.

Ya por estos lares, mientras dos mil personas se presentan para uno de los 150 puestos de trabajo del hotel Don Carlos, que además imagino no serán puestos de director o de jefe de algo, a don Julián Muñoz, ya lo dejan que cumpla el resto de su condena en su casa. Lo probable es que veamos una inmediata mejoría como la de aquel vasco de infausta memoria, que tras estar a las puertas de la muerte, se largó a Venezuela a vivir como un pachá.

Y en Torremolinos van a esterilizar a los gatos callejeros “para controlar su superpoblación”, lo que no sé si se da de frente con la iniciativa de Cs, que quiere arreglarle los papeles a las mascotas y que en el Código Civil “no sean consideradas como cosas”.

Y poco más, sólo la última sorpresa. La de que el chochín, que me acabo de enterar que con ese nombre es un pájaro, que está mudando la voz. Ahora canta en barítono, por el ruido de esta ciudad. Le sugiero que ponga una denuncia para recuperar su voz, a lo mejor algún juez se lo arregla, como el de las campanas.

Hasta mañana.      Pepeprado

Pepeprado
Escrito por Pepeprado
De Málaga, España