Tontímetro Nacional

 

Es natural, no me ha tocado la Lotería, confirma una tradición de muchos años. En realidad lo que dudo, es si mi numero tradicional entre siquiera en el bombo o se lo han dado de comer a un pájaro carpintero. Bueno, apelaremos a eso de la salud que es también lo tradicional.

Volvamos al escenario teatral del país. En este, ya han empezado los chalaneaos, por un lado don Mariano y don Pedro se han reunido, naturalmente con el fondo de doña Susana dando la vara. Otro, don Errejón ya va por radios y teles dando fórmula mágica; buscar un presidente independiente. Naturalmente nunca dice, pero se le presupone, tiene que ser un “independiente” de izquierdas, progre y sin corbata, otro no valdría. A esto, los peperos lo han llamado “ocurrencia de seudodemocracia bolivariana”. No está mal. Quizás sería bueno saber si los alegres chicos de don Pablo siguen cobrando y trabajando para los chavistas venidos a menos, o si al haber perdido estos el control de la caja se dedican a la nuestra al cien por cien. Mientras tanto, la gilitontéz nacional sigue a todo trapo. Doña Carmena sigue emperrada con cambiar nombres de calles… aunque a la mayoría de sus vecinos no les guste la idea. Por cierto, ayer una de sus adláteres directamente nos tomó por tontos al decir que esto iba a costar poco, que el precio de los nuevos rótulos era “sólo de unos veintitantos euros”, como si el cambiar las latas fuera el gasto de verdad. ¿Y cambiar documentaciones? ¿Y cambiar publicaciones y callejeros? ¿Y tantas y tantas cosas más? Una cosa es que manden porque sus chalaneos los hayan llevado allí, pero que no intenten tomarnos el pelo.

También allí hay más polémicas tontas, por ejemplo, poner este año Reinas Magas en sus cabalgatas. Es un solemne tontería y muestra de cortedad intelectual, dar a tradiciones, intencionalidad política o religiosidad teledirigida. Las tradiciones son eso, costumbres que a lo largo del tiempo se han afianzado en el acervo popular, nada más. Intentar cambiarlas es el primer paso para cargárselas. Aunque en esto, el que lleva el tontímetro nacional a alturas más elevadas es el alcalde de Valencia, Joan Ribó. Entre sus ocurrencias están hacer una felicitación del Ayuntamiento “laica” o quitar la fiesta del patrón de Valencia “porque coincide con la «cuesta de enero»”. Este, naturalmente opina que el portal de Belén es “una manifestación política”. Debería dejar su cerebro en herencia a la ciencia para que lo estudien cuando palme.

Por ahí, también tienen sus líos. En Japón andan empeñados en decidir qué pasa con los apellidos de las mujeres cuando se casan. Su TS ha decidido que sigan tomando el del marido. Es curioso, pero ni Franco se preocupó de esta fórmula de machismo que hay en muchos países foráneos. Aquí las pastoras siguen llamándose como siempre, aunque algunos maridos las llamen de formas más fuertes. Esperemos que al menos este lio no nos afecte.

Para el final, la nota positiva. Ayer mismo con unos amigos reiteré mi idea de que el viaje de don Cristóbal Colón estaba amortizado sólo con traernos el tabaco y las patatas (aunque a mí ya no me dejen fumar). Hoy me entero que ya, en Marte se podrán cultivar papas. Ya solo falta que las gallinas manden los huevos por tele transferencia y nos podemos ir para allá.

Hasta mañana           Pepeprado

 

 

Avatar
Escrito por