Tranquilidades, lo de siempre, e inventos

Lo más importante del día es que es el de la Noche de San Juan, es decir, el de los júas, que es una de las tradiciones que todavía no ha querido cargarse ningún partido político.

En el exterior de verdad, es decir fuera de la UE hay cosas que se mueven.

Por ejemplo en Colombia deben estar sorprendidos porque después de tantos años, su Gobierno ha llegado a un acuerdo con las FARC para empezar a dejar de matarse. A ver si es verdad y dejan de hacerlo, al menos una temporada.

Más cerca, en Madrid, han asesinado a tres personas en un bufete de abogados, pero estoy seguro qué, cómo no tienen carácter político, estos asesinatos pasaran calladamente al olvido, más aún porque las víctimas son sudamericanos y esos cuentan menos.

Del asunto estrella de ayer, la ¿filtración? de la conversación del ministro, hoy la policía dice que pudo ser con un móvil ‘hackeado’. Que grabaron la conversación de extranjis, pero nadie se arriesga a imaginar quien hizo ese trabajillo. Cuando los de Podemos controlen a la Policía, al Cesid y a todos los espías del país, seguro que nos enteramos… ¿a que sí?

Lo demás, normalidad. Con eso de la denuncia por parte de Venezuela, ya se sabe que esos alegres y cumplidores chicos del partido de moda, a través de su fundación, se olvidó de declarar 3,3 millones, declaro eso menos, de lo que le pagó Caracas. Un olvido lo tiene cualquiera.

En la Cortijá la juez, doña Núñez va a archivar “la pieza ‘política’ de los cursos de formación”. Dice que ella no aprecia delito. Normal y esperado. Después dicen que la gente se fía poco de la inJusticia española… ¿por qué será? 

En Málaga, por el estilo. Han robado joyas y causado daños, que así en principio, se calculan en unos 90.000 euros, en la parroquia de la Trinidad, Esto, como es cosa de la Iglesia no alterará a muchos. Otra cosa sería si estos choripepes le hubieran echado valor a entrar en una mezquita, entonces el “clamor popular” sería increíble. 

Un nuevo invento municipal. Como la Junta, para seguir en su estilo de llevarle la contraria siempre al Ayuntamiento, no le permite “okupar” el Guadalmedina, ahora se han inventado hacer tres ‘puentes-plaza’, Imagino que la más grande estará cerquita del Soho y que en las tres habrá bares y sitios gourmet.

Para irme, una noticia esperanzadora; “¿Es el vermut el nuevo gin tonic?.” Espero que si la progresía rampante se dedica ahora a especular sobre los vermuts, me dejaran los gintonics tranquilos.

Hasta mañana.           Pepeprado

Pepeprado
Escrito por Pepeprado
De Málaga, España