Tranquilos

Como lo que pita es lo que pasa en Yanquilandia, ahora lo más plus, es que a don Donald, al que antes el FBI le parecía divino de la muerte, en estos momentos le parece un horror, simplemente porque lo que dice hoy, a él no le gusta. Debería aprender del señor Ortega en Nicaragua que se ha montado unas elecciones a su gusto y ha salido no solo presidente, sino que ha colocado a su pastora en la vicepresidencia. Eso sí que es efectividad. Lo que es increíble, es que este fulanito, que ha sido hasta acusada de miles de cosas, aun siga haciendo de su capa y su país un sayo.

Aquí, tranquilos, los desahuciados del pedrismo andan buscándose la vida. El señor Iceta, el más gritón de ellos, hoy quiere llamar al nuevo Jefe Accidental, seguramente para colocarle algún encargo.

Su adorado don Pedro, por su parte, para empezar ha decidido posponer su romería. Me da la espina que esto ha pasado cuando ha echado cuentas de lo de la gasolina y los hospedajes, y cuando ha visto que ahora los paga él, ya no le gusta tanto la peregrinación. Eso sí, para darse un gusto al cuerpo, se ha ido a Washington a ver qué pasa allí. Es hasta posible que se le ocurra pasar por Venezuela a ver al Mediador Sin Fronteras, señor ZP y así echarle una mano y sacarle brillo a sus blasones mutuos.

Lo que sí me ha llamado la atención, es que ha dimitido el jefe de la Policía de donde murió la niña del botellón. Niña, qué, por lo que dice su padre, no era la primera vez que se metía en esos líos. El dimitido (hay que ver lo que me gusta este término) jura por san Apapucio que le pidió a su alcalde un plan anti-botellón y que se lo negaron, cosa que, naturalmente, niega el concejal de la cosa con toda rotundidad. Lo de siempre.

En los asuntos autonómicos, lo más plus, es que para ser jefe de Andalucía en Podemos, se han presentado tres mujeres, entre ellas la Delegada de Clase. Veremos al final quién se lleva a nuestro gato al agua.

En Málaga, cosillas que ya no sorprenden a nadie, por ejemplo que en Smassa, la sociedad a la que le pagamos el agua, tenga jefes duplicados. Es normal, hay que colocar a los amigos.

Al menos, una buena noticia, han terminado la restauración de “mi” fuente de Génova, xodida tras una agresión hace unos meses. Ya está lista para que otros bestias la vuelvan a atacar.
Finalizo con una reflexión; estamos en la época de las prisas. Ayer domingo, estuve en dos actos musicales. Por la mañana, concierto de la Banda Municipal, que siempre lo hace bien, por la tarde, recital de Ainhoa Arteta y José Bros, por cierto fantásticos los dos. Pues bien, en ambos actos, tan diferentes entre sí, observé lo mismo; el amado público tiene prisa e interrumpe a los artistas para aplaudir cuando aún no han terminado, con lo que nunca se puede disfrutar de esa última nota que se difumina en el aire. ¿No sería mejor darle tiempo al tiempo?

O es que me estoy volviendo, como se dice en Málaga, bastante ‘mijita’. Será la edad.

Hasta mañana.           Pepeprado

 

Pepeprado
Escrito por Pepeprado
De Málaga, España