Tras el lio, más lio

Antes de entrar en el Monotema, un vistazo al exterior, así, a lo mejor aprendemos algo. En las Américas, hoy no es don Donald el noticiable, sino don Evo que ha dimitido con harto dolor suyo y de sus correligionarios de otros países. En Rusia, un historiador de 63 años ha perdido la chaveta, cosa que no me extraña si se ha dedicado a la Historia, ha matado y descuartizado a su alumna y novia de solo 24, y cuando la iba a tirar al rio, a pedazos, se cayó en el y al final lo trincaron. Para que el asunto fuera aun peor, iba disfrazado de Napoleón. Pensad lo que queráis. Y en Hong Kong, espejo donde se mira el Títere, “la policía dispara a manifestantes y ellos responden quemando a un ciudadano prochino”. A ver si este de aquí recapacita y aprende algo.

El Monotema, eso que llaman elecciones. El primero que se ha estrellado, aunque naturalmente no dimite, para eso es español, es el sastre señor Tezanos, que no ha conseguido “controlar” a toda su grey y sacar el traje completamente a medida. Como es natural, tras no dar ni una en sus previsiones (ya se encargará de cortarle la cabeza a los que no han domeñado a las cifras y han dejado que algunas mesas electorales se les dispersen), como buen español, echa la culpa a otros. ¿A quién? Pues a quién va a ser, a Franco, y si acaso, a eso que él y don Marlaska, llaman “disturbios” en Cataluña.

Estas elecciones sí han tenido algo novedoso. En todas las anteriores, “todos” habían ganado, en estas, “casi todos” han perdido. El qué más, aparte de todos los españoles, que nos vamos al carajo, es don Sánchez que ha echado fuera casi 800.000 votos y 3 escaños y al que Vox con sus más de 50 escaños le puede bloquear muchos de sus inventos. Este, el Tal, emulando al señor Garzón, don Alberto, hasta que no acabe con su partido no va a parar.

Hoy como es natural, todos los medios están haciendo sus valoraciones. Yo sólo miro a la más ecuánime y ponderada, hecha además con su personal cuidado estilo léxico y bello y didáctico talante; “El aviso de Colau a sus socios: «O las izquierdas hacen un frente amplio o nos vamos todos a la mierda»”.  Sublime.

El otro don Alberto, Rivera, ya ha dimitido de todo, y va a dejar la política; los golpistas Puigdemont y Junqueras están contentos porque ven que “España se hunde”;  todos lo independentistas, de todas las parcelas de España, menos Andalucía, sacan partido del asunto, me encanta que “Teruel existe”  haya barrido, pero ese microcosmos electoral va a ser un lio mayúsculo; don Pablo, haciendo cuentas a ver “cuanto” puede pedir, y el Tal, planeando algún viaje al extranjero para darse lustre y pasear a la parienta. Total otros años más del Tal chupando del bote en plan “en funciones” y destripando a este desafortunado país. ¿Alguien sabe algo de don Errejón y compañia?

En Málaga, ganan los de siempre, aunque se les sube a las barbas el centro derecha que ha logrado más escaños; don Alberto, Garzón, emula a los héroes de Baler, y ya es “el último de su particular filipina”; los de Ciudadanos han pagado las alegrías verbales de su “líder local” ese al que se llena la boca echándonos a los habitantes del Centro y nos dice que tenemos que irnos porque él lo dice. En fin todo lo ‘casi previsto’, vista la forma de escrutinio y los enjuagues matemáticos de este sistema.

Ya en la vida real, a una que no sólo quiso romper con su novio sino que también le rompió la cara con un vaso, le han echado 5 añitos de cárcel. Lo más gordo, es que han encontrado el botín de la banda llamada ‘de los Dalton’, llamados así porque son todos hermanos y se dedicaban a atracar bancos y similares. Tenían la pasta escondida y enterrada en una finca de Cártama, “unos 60.000 euros en efectivo, armas y multitud de valiosas joyas”. En realidad estos probos ciudadanos se llaman López López, y “trabajaban” en toda España. Ahora les echaran unos pocos años de cárcel, no muchos, de los que cumplirán aun menos, y dentro de nada los tendremos otra vez en activo. Son ejemplo de autónomos y emprendedores.

Y lo dejo, asuntos personales me tienen entretenido. 

Hasta mañana,                        Pepeprado

Pepeprado
Escrito por Pepeprado
De Málaga, España