Tras la fiesta

 

En las crónicas maúras de cada día, ahora el Líder que no discute, quiere una “cumbre presidencial secreta”.

Naturalmente será solo para los presidentes que estén de acuerdo con él. ¿Invitará a don Donald? Para mí que no.

Nuestros primos vecinos, los portugueses han autorizado las escuchas del público a través de las cámaras de vigilancia. Ya mismo, están nuestros exquisitos poniéndose el parche antes de que a ellos les salga el grano.

De lo que hablábamos ayer, el alcalde de Sabadell, ha dado un comunicado escueto y se le nota que a desgana; “Machado se queda”, aunque eso sí, uno de sus mandados, ha aclarado más tarde, con ese cuidado lenguaje que los caracteriza, qué, “lo que es necesario eliminar del nomenclátor son los nombres de los fascistas”, y que el parco comunicado del alcalde “no supusiera desautorizar el trabajo realizado por el independentista Josep Abad ni tampoco a la concejal de Cultura, la republicana Montserrat Chacón”, la que encargo el engendro.

Mientras, el TC rechaza eso de la tramitación exprés, y  Podemos y ERC “rechazan endurecer la política de España con Venezuela” que es su modelo a buscar. Todo muy esperado.

Claro, que esto ayuda a que el nuevo PSOE pueda decir que “cree que el conflicto está sobredimensionado”, o sea que los desafíos y la mala educación independentistas les parecen poco. Muy bien, don Pedro, lo estás bordando.

Para el asunto de los trabajadores del aeropuerto, andan buscando un mediador al que cargarle después el muerto. Los trabajadores quieren a don Julio Anguita, ya veremos porque don Julio honrado sí que es y un hombre honrado es algo muy peligroso para los extremismos.

Tierna es la idea de doña Carmena que quiere decirle a los turistas donde tienen que ir, a qué hora y cuando. Por ejemplo que vengan en Febrero, vayan al Valle de los Caídos que está lejos del centro, y a las 12 de la noche para que no se vean las obras de destrucción.

Dejo para mañana hablar de la subida de pensiones, porque eso se merece todo el espacio, y miro a Málaga, y a sus dos Ferias.

No me refiero a las de arriba y a la de abajo, sino a la oficial la que sale en los periódicos, todos de todo es perfecto y sólo salen gente vestida de gitana o de pescador, sonriendo y cantando, y a esa otra que ninguno de los que mandan quiere ver, la de las borracheras, las broncas y la suciedad por doquier.

De esta última pongo una foto, naturalmente no es mía, pero me han autorizado a publicarla, aunque sin poner el autor para evitarle problemas. Es de esas imágenes que el alcalde nunca quiere ver.

Para irme, el chiste del día, lo dice una comisión del Ayuntamiento; Buscarle sentido (otra vez) a la feria del centro”. (¿Le han pedido permiso a doña Celia?)

En la espera, los que manda siguen intentando que la oposición, acepte lo de la subida del agua, seguramente esperando cogerlos turuletas con eso de la feria.

Hasta mañana             Pepeprado

Pepeprado
Escrito por Pepeprado
De Málaga, España