Triste normalidad

Hemos vuelto a la normalidad y por tanto, a los líos del mundo.

Todas las épocas se han caracterizado a nivel mundial por tener sus propios líderes e ídolos, algunas veces buenos, otras malos, y algunas malísimos. En esta, ha surgido un nuevo tipo de líder; el que acaba con su partido, su país y si lo dejan, con su civilización.

Así, en Yanquilandia tenemos a don Trump que hasta ahora lo único importante que ha conseguido ha sido dividir al país y hacer que sus ciudadanos se miren unos a otros con malos ojos. En Francia, don Fillon, según reconoce uno de los periódicos que he visto, “declara la guerra a su partido”, lo que también hace que el país vecino ande enfrentado.

Aquí, para qué contar. Don Pedro NoNo ha abierto un cisma en su partido y en toda la sociedad; el otro señor Sánchez, el de Murcia, más de lo mismo. En este hay que aclarar que estoy de acuerdo que debe dimitir, pero, no por eso que lo acusan, eso que lo mire un juez, sino por haber jurado y prometido que si lo imputaban se iba. Hay que ser consecuentes y pensárselo antes de prometer. Mejor recordar a aquel ilustre que decía “puedo prometer y prometo”, toda una promesa de honradez personal; más, lo de Iglesias y Cía., que también andan enfrentados y enfrentado. Ahora son los periodistas lo que se quejan que los “acosan e intimidan”. Hasta ahora no se han dado cuenta que hay que adorar al líder; en Valencia, para dividir al personal, don Ximo, consigue que se den las clases en valenciano a niños que no lo hablan, así cabrea a parte del personal; de los vascos para qué hablar. Después del ya célebre video, que por cierto ha sido considerado por Bildu como ‘libertad de expresión’, no se sabe que será lo próximo, aunque sí se sabe qué, como siempre se hará con dinero público; para no faltar a estos desmadres para separar al personal en grupos enfrentados, en Cataluña, para redondear la jugada de la reinona de las Palmas, un concejal de Podemos casa a una pareja disfrazado de cura y con una bufanda del Barça, y, finalmente, en este caos de despropósitos, esa extraña asociación que se llama a sí misma, Hazte Oír, va a denunciar a doña Carmena por “el ‘acoso’ a su autobús transfóbico”.

De verdad, ¿nos merecemos a esta gente?

Naturalmente, con esto se distrae la atención de otras cosas, por ejemplo que en Huelva otro audio muestre el ¿presunto? soborno que benefició al PSOE; se difuminan los enjuagues de la familia Pujol; se enturbian los trapicheos del Bigotes y su camarilla, y se olvidan las cosas importantes pero que a algunos les conviene olvidar. Es quizás esto, el olvido provocado y comprensivo, lo que promueve esta eclosión de líderes rompedores, pero rompedores de todo. Una pena, porque este mundo, aunque imperfecto, hasta ahora nos valía.

Antes del final, el listo de Málaga de turno. Un banco que llegaba a cobrar intereses leoninos; “Condenan por usura a un banco en Málaga por aplicar un interés del 27% a una tarjeta/Wizink, filial de Banco Popular, obligado por un juzgado de Torremolinos a devolver pasta”. ¿Pero, no habíamos quedado que la usura era punible? ¿Sólo devolver el dinero?

Hasta mañana.      Pepeprado

Pepeprado
Written by Pepeprado
De Málaga, España