Un cierto atraso

Primero una aclaración personal. Como voy de viaje, no puedo echar el vistazo reglamentario a las cosas del día, así que tiraré de cosas que se  me quedaron en el tintero, o mejor, a flor de dedos, ayer. Después vendrá el asunto de ver como cuelgo esto, pero hay que tener fe.

Para variar ayer encontré una buena noticia. En realidad no es ni siquiera noticia aun, pero al menos saber que uno de nuestros dirigentes ha usado la cabeza para algo más que sostener el sombrero ya es sorprendente

El afortunado pensante es don Rodrigo Sánchez Haro, consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, de nuestra maravillosa Junta. Y el pensamiento que lo eleva a las más altas cotas de la sensatez es este; “Encontrar una solución al problema del agua es una prioridad para la Junta”. Ahí es nada. Llevamos décadas en las que cada verano se cierne la sequía sobre todo el territorio, y no hablemos de la provincia de Málaga, y el espectro de la falta total de agua. Cuando llega el verano empiezan  los meteorólogos a meternos las cabras en el corral con los niveles de los pantanos, y los munícipes a aterrorizarnos con las más funestas previsiones. Después llegan algunas tímidas lluvias y todos vuelven a pensar en chorradas.

Encima, cada vez somos más. La población crece, los inventos modernos hacen que la electricidad y el agua son cada vez más necesarios, pero aquí no se ha vuelto a hacer un pantano, ni se ha instalado una desaladora desde que somos tan demócratas. Por eso, sólo ver que don  Rodrigo ha pensado en ello es sorprendente y esperanzador. 

Aparte de esto, también ayer se planteaba otro problema para los nacionalistas catalanes… Hay quien dice que Colon es posible que fuera portugués, con lo que se les cae uno de sus héroes apropiados y expropiados.

Lo peor, las noticias de nuestra Málaga. Llevan varios días dando la vara con una propaganda extraña. Ayer incluso se denunciaba que se usaron hasta tres avionetas para mostrarla. El lema mostrado es de una exquisitez rayana en lo inmarcesible, este; ‘Cómeme toerhigo’, sobre la imagen de una ciudadana. Tamaña muestra de inventiva e inteligencia sutil, al parecer fue previamente censurada, pero en las cartelas de los aviones, esto era mostrado como un símbolo de la opresión, ya que ese rótulo de censurado, aparecía sobre las imágenes para demostrar la opresión sufrida por los intelectuales en este país. Esto, por lo visto ha sido paseado no solo por la costa malacitana, también lo han sufrido en las de Alicante y Cádiz. A esto hemos llegado, con la actual cultura de cuanto más hortera mejor, y peor lo vamos  llevar con los nuevos planes de estudio, esos que no exigen ni un mínimo de esfuerzos para que les den títulos.

Así, no me extraña esto; “La Justicia ordena cada año el ingreso de 2.800 malagueños en residencias y psiquiátricos”. Entre los que se los manda allí para no mandarlos a la cárcel, los que se los manda para que estén refugiados y los que de verdad están realmente idos, las cuentas van a ir subiendo, porque con estas cosas, majaras vamos a ser muchos más.

Lo dejo, a ver como lo cuelgo.

Hasta mañana.      Pepeprado

Pepeprado
Escrito por Pepeprado
De Málaga, España