Un lunes de mayo

Antes de empezar, hablemos de chinos. Ya se han ido, pero unos pocos de miles de chinos han estado dejándose la pasta en España. Después de años en los que nos han puesto a los chinos a caer de un burro, de decirnos que allí el trabajo era esclavo y que nadie ganaba nada, ahora resulta que hay un jefe que “por su productividad y entrega” les paga toda esta cuchipanda a los currantes, a los que se ve más felices que un panda en un plantación de bambú. Que me lo expliquen.

Ya en hoy, empezamos con la buena noticia de la vuelta de los reporteros españoles. Las han pasado canutas, y todo para mantenernos informados. Es triste que por esto se jueguen la vida y estoy seguro que por cuatro perras. Mientras los jorgesjavieres y las belenestebanes son los que se llevan la pasta gansa, sin arriesgar más que una mancha en el traje durante el catering. A ver si pudiéramos mandar a estos y a sus compañeros a cubrir esas guerras, o simplemente a Corea, donde a uno de la BBC lo han echado, simplemente,  por no dar una imagen del líder a gusto de este. 

Los que también lo están pasando fatal, es en Canadá donde llevan días con un incendio al que se le auguran nada menos que meses de vida en el futuro.

De la actualidad, ha salido un video en que don Felipe González le dora la píldora a un bróker iraní que anda embarullado en el caso Panamá. Esto no va a ser estudiado por las cadenas “independientes”, la Sexta, la Cuatro, la Cinco, etc… esas están ocupadas con otras cosas.

Ya se sabe que doña Colau les sube el sueldo a los gerentes que ella misma contrata, siempre entre sus amigos y familiares. Lo hace con algo bastante original; con decretos secretos. Ya esto se veía venir, pero es que esta va a toda velocidad para repartirse la caja.

Claro, que para esto, hay por ahí una lista de senadores que acumulan tarjetas de taxi, IPod, tabletas, móviles, etc., que da susto. Aquí, el más tonto hace relojes de palo y les andan, claro que para eso, se meten en politica.

Mientras nuestra sociedad sigue sin prestar demasiada atención  a cómo va el ambiente, donde, por ejemplo, en Sevilla hubo dos heridos de bala, en un tiroteo “entre familiares”; en Alhaurín, un joven, fue apuñalado por “un amigo” en un encuentro motero (estuvo a punto de morir desangrado), y por aquí, por fin han detenido a un sospechoso de ser el que agredía a mujeres… sin mediar palabra, en Mijas y Fuengirola. ¿Es normal tanta violencia?, ¿Nos hemos pasado de frenada? Alguien debería pararse a pensarlo.

Me voy, y para compensar, una buena noticia; está lloviendo en Málaga. Dicen que estas lluvia están arreglando un poco a nuestros pantanos. Menos mal.

Hasta mañana.           Pepeprado

Pepeprado
Escrito por Pepeprado
De Málaga, España