Un mensaje y un paro

Antes, una visión del mundo, de su mundo, visto por su propio agujerito; “Trump: Puerto Rico no sufre “una catástrofe real”. Él decide cuando una catástrofe es real o no. Bueno, allá él.

A lo nuestro. Lo primero, porque la persona en sí, ya lo merece, el mensaje de S.M. Fue un mensaje medido, claro y diáfano. Ahora, como es natural, los activistas le darán todas las vueltas que quieran, pero, para empezar ya ha tenido consecuencias; ha hecho salir de la cueva en que estaba apostado al líder de Podemos. Falta saber que va a hacer ahora su dócil conejillo de indias, el señor Pedro, si va a seguir la senda constitucional o se va a tirar al monte y va a seguir pidiendo recusaciones para intentar ganar votos, haciéndole el caldo gordo a su amo. Ya veremos, pero de todas estas cosas hay que tomar nota para unas muy próximas elecciones. Con esto, despachado lo del mensaje.

Lo otro, la nueva leyenda negra. Dentro del cúmulo de mentiras que nos están intentando colocar, ayer fue otra más. Como había que inventarse un nombre para algo que nunca ha existido, es decir una huelga convocada por un gobierno, la llamaron “paro de país”. Creo que se les fue al garete, pues el paro solo fue coercitivo y además ya han dejado de ser un país, para ser una panda de desharrapados. Otras mentiras, van saliendo poco a poco, la más llamativa, la de esa guarra de la que hablaba ayer doña Colau, a la que “los policías habían partido los dedos ‘uno a uno’, habían atacado sexualmente y la habían tirado por las escaleras”. Estas dos imbéciles, la presuntamente atacada y su defensora institucional, no tuvieron en cuenta que los móviles los carga el diablo, y que han sido estrella de los medios, ellas, su mentira y su mala intención. Ahora, los tribunales deberían llamarla a declarar y castigar su maledicencia y su infame finalidad.

Al que sí han llamado los jueces ha sido al presunto señor Trapero. No lo han hecho por alguna de sus chorradas, sino por sedición, algo muy gordo y con muchas consecuencias. Ahora con esto, ya tiene carnaza esa prensa internacional que se lo está tragando todo, incluidas cargas de la policía de otros países, cómo Turquía, protestas de mineros (si les ponen alguna película de Stallone en Vietnam también se la habrían tragado), y cualquier cosa. Es lo que les convenía y por lo que iban a cobrar.

Con estos mimbres, en los que los acarreos de canastas previamente llenas de papeletas y cuentas, que más que cuentas eran cuentos para no dormir, se construyeron una ficción para consumo propio y de  ‘corresponsales’ dóciles. En algunos lugares se les fue la mano, porque como ya dije, estos de matemáticas no andan finos, por ejemplo en el pueblo de Gerona , llamado Palol de Revardit, donde para una población de 470 habitantes les salió un recuento de 1002, ¡mil dos! votos, ¡La leche! Es decir, algo más del doble. Para redondear, según estos berenjenas, tuvieron, un 98% para el sí, y un 1% para el no. Del otro uno por ciento ni se habla.

Si con estas cosas que están saliendo, gente votando en varios colegios (docentes, no electorales), niños metiendo votos en las papeleras usadas como urnas, y gente de color gritando ¡Visca Cataluña! para vender esteladas, aun dicen los corresponsales que esto es serio, sus patronos deberían vigilarlos más de cerca.

Aquí, a los que les van a dar un sobresalto es a los de Mediapro, el grupo principal de jaleadores del asunto. Una vez cumplidos sus objetivos de desprestigiar a España, su dueño, el tal ¿señor? Roures, los va a premiar;  “venderá este mes Mediapro a un grupo chino”. Enhorabuena, lo habéis hecho de dulce.

Hasta mañana.      Pepeprado

Pepeprado
Written by Pepeprado
De Málaga, España