Una inquietud personal

Hoy todo es casi normal. Los ingleses se han hartado de los bocazas yanquis y ya no van a compartir más información, porque lo cascan todo, y Aquí, la gran preocupación nacional es que tras echarle a don Messi una pena adecuada para que no tenga que cumplirla, ahora Hacienda le ha mandado a la Fiscalía otro chumbo cargado de espinas. Le han remitido las cuentas no claras, de don Cristiano Ronaldo. Esos son problemas, no los de todos los días.

Políticamente, don Pedro, va a ofrecer a doña Susana un puesto, portera en Ferraz, y a don Patxi uno de tercer secretario en la embajada en Bechuanalandia. Para que no se diga que no hay espíritu de reconciliación.

Ahora, causa y efecto; “Podemos defiende en el Parlamento andaluz la legalización del cannabis”, y su efecto, “Uno de cada cuatro jóvenes de 15 años tiene problemas para entender una factura”. Para ser justos, todos los jóvenes sí saben “cómo originar facturas”. Naturalmente a sus padres.

Por eso, como todo es normal, hablo de una inquietud personal. Naturalmente es una inquietud pensando en mi descendencia, porque es cuestión de futuro y eso a mí, ya no me pilla.

Llevo tiempo leyendo qué para ese incierto futuro, las carreras y empleos actuales van a estar desfasados, que hay que ponerse al día con las ultra nuevas tecnologías, y que para ser fontanero, o su equivalente, va a hacer falta tener varios másteres en teorías informáticas y en mercadotecnia aplicada. La leshe, vamos.

Hay sin embargo un resquicio a la esperanza, con el surgir pujante de nuevas carreras y nuevos puestos de trabajo especializados. Ya hay algunos de ellos en activo, unos basados en antiguas costumbres, otros totalmente nuevos. Veamos algunos ejemplos. Naturalmente futbolistas de élite. Muy cercanos ahora, cocineros de alto standing, que ahora son imprescindibles para llegar a tener una sociedad ultra culta. La siguiente, puede entroncar con estas anteriores, ya que es ser jurado de concursos y eso que llaman ‘talent shows’. Es una salida natural para cocineros, futbolistas y otras elites culturales que ya no estén para muchos trotes. Para esta última ‘carrera’ se valora mucho tener mala leche, crueldad mental y desprecio hacia los concursantes.

Por supuesto, la más, tertuliano/a de fuste, a ser posible, sin tener ni pajolera idea de lo que se habla, para así dar más juego. Hay otra que he encontrado por casualidad en uno de esos zappings interminables que hago (hasta terminar viendo como se hace un hacha, se reforma una casa, o la investigación de accidentes aéreos); la de concursante profesionales reincidentes. Me han sonado y he reconocido caras y al preguntar, me entero que ya han sido concursantes de otros programas anteriores, en otras cadenas. Por tanto, todo no está perdido. Hay que decirles a los chavales que se preparen para estas cosas, y que abandonen chorradas tales como la Literatura, la Física, la Filosofía y otras así y por supuesto, nada de leer. Con echarle cara al asunto y tener mala hostia, ya se puede ir a la tele a ganar dinero a espuertas.

Reconfortado con este descubrimiento, me voy. Pongo foto de la Manifa de hoy (toca de Bomberos) y acabo.

Hasta mañana.      Pepeprado

Pepeprado
Escrito por Pepeprado
De Málaga, España