Una nueva moda

Aunque parezca un chiste, don Donald ha querido comprar Groenlandia a los daneses. Su primera ministra ya ha dicho que no está en venta, pero se lo ha dicho de lejos, porque ella está de un aceptable buen ver y el Rubio tiene las manos muy largas.

Lo que sigue y cada vez más liado es lo del barco presuntamente de “inmigrantes rescatados”. En realidad son parte de un puente naval que han montado algunas de esas ONGs “rarillas“ que lo que hacen es lucrarse con las vidas de esta gente. En pleno follón, y desde Doñaña, don Sánchez, por tuit y a través de su escudera doña Calvo (o Calva), ofreció Algeciras, ya que para él, Andalucía, aparte de su lugar de veraneo, es el sumidero que le vale para todo, y ahora que aquí gobierna el PP, más. Los del barco, dijeron que nones, ahora la escudera les ofrece el puerto más cercano, siempre sin contar con los habitantes de las ciudades afectadas, pero el líder de la ONG, que por cierto, huelen a pegado que da susto (los dos, la ONG y el líder), ha dicho que no, que los tienen que dejar en Italia (seguramente es lo que tienen en el contrato), así que ahí siguen, eso sí montando sus numeritos natatorios y con sus famosos de cabecera a bordo.

Todo esto pasa cuando ya llevamos, no se olvide, más de seis meses sin que el Parlamento, es decir, la oposición pueda ejercer control sobre el Gobierno, cosa que este está aprovechando.

Lo demás en el país, todo en lo que ya es normal; en Torrent (Valencia), un fulanito (21 años) y con antecedentes penales, apaleó a su novia, menor de edad; en Barcelona, doña Colau se va de juerga etílica, y al embajador de Afganistán lo atracan violentamente en pleno centro (fue solo uno entre varios atracos violentos de esa noche),  e incluso en Málaga, en Portada Alta, se han liado a tiros, es decir, lo que ahora prima.

Otra cosa de la que quiero hablar, es de una curiosa moda que estoy detectando. A remolque de eso del #MeToo y de todas las reivindicaciones actuales, de pronto, junto a las acusaciones de casi todas las maldades que les caen a algunos famosos, los que por lo visto  en sus años mozos solo estaban dedicados a meter mano a todo lo que se movía a su alrededor, están apareciendo otros famosos, famosillos y famosetes, que de pronto se han dado cuenta de que en sus infancias o juventudes… ¡los acosaron, violaron, atracaron, o cualquier …aron que esté ahora perseguido y aireado por los medios! Cada día aparece en estos, algún o alguna de estos, que en sus tiernas edades lo pasaron rematadamente mal. He llegado a oír a una actriz televisiva que “ella lo pasó muy mal en el cole, porque es pelirroja y por eso ¡la acosaban y le hacían bullying!, eso tan de actualidad, lo que la ha marcado de por vida, y quizás por eso se despelota con tanta naturalidad en pantalla.

El asunto es tal, que es posible que yo esté incubando un complejo nuevo, el de no haber sido nunca maltratado o abusado. Menos mal, que entre mis amigos, tampoco oigo esas quejas que parecen ser solo para cineastas o actores de efímero relumbrón del momento. A  ninguno nos acosaban, solo nos castigaban cuando antes habíamos hecho una fechoría juvenil de las de aquella época, con lo que siempre dábamos el castigo por bien recibido por ser justa respuesta a nuestra anterior actuación. Nunca nadie intentó meterme mano, ni me apalearon, o maltrataron así por las buenas. Y en el colegio, a pesar de ser un bajito de los de la época, no recuerdo ninguna agresión por ello que me haya hecho llorar por las noches. La pena es que con este uso indiscriminado por parte de esos personajes (y personajas), están haciendo un flaco favor a la verdad y a la justicia de otros tiempos, pero, qué se le va a hacer, quieren ser ”trending topic” y para eso… vale cualquier cosa.

De la Feria del Centro de Málaga, o en afortunada denominación de mi amigo Alfonso, del Mejor Botellón del Sur de Europa, hoy prefiero no hablar. A pesar de estar recibiendo cabal información, no por los periódicos afectos en los que todo es perfecto, sino por los amigo independientes que la están sufriendo, mi lejanía, más espiritual que física, a lo que se une la avería en mi blog que me impide colgar fotos, me hace preferir una aparente  ignorancia sobre el tema y dejar esto, para que lo disfruten alcaldes, concejales e invitados junteros a los que llevan a todas partes protegidos, en coche con plazas reservadas y a copear y comer a reservados especiales. Por eso y para ellos, todo es perfecto. Es otro mundo.

Hasta mañana           Pepeprado

Pepeprado
Written by Pepeprado
De Málaga, España