Vuelta y sorprendido

 

Se acaba. Cuando cuelgue esto, lo más probable es que ya estemos en Málaga. Todo ha ido bien, y ha sido muy instructivo.Hay que viajar para aprender cosas.

Como hemos estado informados de lo que pasa en nuestro país, tengo que decir que estoy totalmente sorprendido por la rapidez, la inusitada rapidez, con la que se ha despachado el asunto Blesa. En un país donde hasta el recurso a una multa de tráfico puede tomar años, se ha resuelto esto de forma fulminante. Ya se sabe lo que pasó, cuando y como pasó, y ya se ha dictaminado e incluso y se ha incinerado a la víctima. Es tan sorprendente qué, lo siento, no me lo creo.

Tampoco lo de Villar me da mucha confianza, todo parece un teatrillo de esos para desviar la atención de otras cosas, y estoy seguro de que cuando pase el temporal, una multita discreta y a la calle, a seguir a lo suyo. Este es el problema de haber visto tantas cosas que nunca han llegado a nada, por ejemplo, lo del 3% que es algo que se saca cuando hace falta, pero que nunca llega a nada.

Por ejemplo, la Junta y sus enchufes en Educación, sigue dando largas y sigue enchufando a los nenes de los amigos… y no pasa nada.

Y en Málaga, siguen saliendo pufos de hace años, y se siguen encontrando facturas de 2011 en los cajones, que algunos se pasan por eso, por los cajones, y tampoco pasa nada.

Lo único que preocupa a algunos en este país, es defender “a los suyos” con total desprecio hacia los demás. Así Podemos, IU, PNV y Bildu hacen manifas para apoyar a los bestias de turno de Alsásua. Da lo mismo que sean asesinos en potencia, los que los defienden no  son muy de más allá.

Lo que distrae al personal son los líos de Dalí o de cualquier otro famoso cuyas aventuras, reales o figuradas, dan mucho juego.

En nuestra ciudad, los arquitectos van a dar un canto al sol, dice su Colegio, “que hará una consulta sobre el impacto de la torre del Puerto”. ¿Para qué? Después haran los políticos lo que les dé la gana y habrá torre.

También otro canto al sol. Le han echado 17 años y medio de cárcel al asesino de la balsa. Más de lo mismo, pólvora en salvas, ya mismo está en la calle.

Las tres fotos del viaje, son; una, de esas que me gustan, porque son bonitas, sin más.

 

 

 

Otra, el recuerdo de don Juan Jacobo que está muy pancho con islita propia y todo. La pongo para que os acordéis de cuándo estudiabais (si os acordais de algo).

 

 

Y la última, de un cisne, el número 5.215, uno de los miles que hay  aquí. Todos están gordos, lustrosos y se mueven en unas aguas que están limpias y cristalinas. No sé cómo lo hacen, pero las aguas del lago, están como las calles, sin una mota de polvo ni ningún detritus flotando. Qué envidia.

Con esto, me despido.

Hasta el lunes, ya en la normalidad.

                        Pepeprado

 

Pepeprado
Escrito por Pepeprado
De Málaga, España