Ya tenemos aquí el problema

Tranquilos, el titulo se refiere a mi Málaga, el resto del país sigue como siempre, “solamente” empantanado. Lo explicaré más abajo.

Antes, una preocupación. En un escondido titular leo esto; “El fascismo crece en Italia por el auge entre los jóvenes”. Esto es lo que puede pasar aquí si seguimos mareando la perdiz, que volvamos a partir el país dejando a los ciudadanos en medio, para recibir los guantazos de parte y parte. Por favor, que los políticos le pongan remedio, olvidándose de mirar sus particulares ombligos, antes de que esto nos atropelle.

Cómo soy de esos ilusos que firma peticiones para que cambien las pequeñas cosas injustas de nuestro mundo, he recibido la petición de ayuda de una mujer a la que van a meter cuatro años de cárcel por robar, fruto de la desesperación, para dar de comer a sus hijos. No está bien robar, pero entonces, por esa regla de tres a la que yo aspiraba ayer, si por un par de jerseys son cuatro años, ¿Cuánto les correspondería a los pujolines, a los de CiU (que aun estaban cobrando el 3% hace unos meses), a los de los Eres, a los de las tuerkas iraníes, a los de…? ¿Cómo nos van a hablar de justicia si pasa esto?

Bien, cómo doña Susana sigue dándole cuerda a don Pedro, ya sabemos para qué, hablemos del titular.

Ya tenemos aquí el problema; se han encontrado los restos del Fuerte San Lorenzo (s.XVII) en las obras del Metro. Esto de qué, rascando por ahí iban a aparecer ruinas de épocas anteriores, lo sabían hasta los menos ilustrados del lugar, pero ahora ya tenemos confrontación para parar otra temporada las obras y para medir ampliación de presupuesto.

Hacer el trazado por donde se ha hecho, ha sido simplemente una concesión a la política, más bien n a la política rastrera e interesada. Una vez que el Metro ha llegado a la margen izquierda (mirando hacia su salida a Torroles) de la Alameda, la lógica indica que sería mejor seguir por esa margen con lo que no habría que cruzarla, a la vez aprovechar que esa margen es conseguida al mar, por lo tanto sin construcciones relevantes antiguas, y poder en algún momento, llevarlo hasta la Plaza de la Marina, donde el aparcamiento podría conectarlo con el Parque, y…. Es decir, todo más fácil, más barato y menos complicado, pero no… atravesamos lo que haya que atravesar, buscamos ruinas para buscarnos la ruina, y cortamos toda posibilidad de ampliación hasta el centro, pero claro, eso deja libre a este, para seguir construyendo el gran teatro municipal con vistas a los turistas y sin ciudadanos habitándolo que somos un incordio… Lo dicho, ya tenemos el problema, pero eso gusta mucho por aquí.

Me voy, antes, ayer hubo una manifestación para la Cónsula, pero ya, algunos que no tienen nada que ver con esta, arrimaron el ascua a su sardina morada… y lo que nos queda.

Hasta mañana.           Pepeprado

 

Avatar
Escrito por